Diferencias entre una placa vitrocerámica y otra de inducción

Vitrocerámica vs inducción, ¿Con cuál te quedas? La aparición de las vitrocerámicas llevó a gran parte de los mortales a desechar poco a poco nuestra antigua placa de gas. Con las placas de inducción todavía no sabemos qué puede ocurrir. Aunque las diferencias entre una placa vitrocerámica y placa de inducción son muchas, de momento, ambos sistemas conviven, pues hay gustos para todo.

 

Diferencias entre una placa vitrocerámica y otra de inducción

Pero, ¿cuáles son las diferencias entre una placa vitrocerámica y otra de inducción? La primera, y más evidente, es el precio. Las placas de inducción cuestan, en términos generales, el doble o el triple que las vitrocerámicas convencionales. Una de las razones del precio es la relativa novedad de estos sistemas de cocción. Fue en 1996 cuando comenzó el proyecto de I+D Inducción III, realizado por BSH y la Universidad de Zaragoza. Sin embargo, tuvimos que esperar 3 años más a que empezaran a comercializarse.

Otra de las diferencias entre una placa vitrocerámica y otra de inducción es el tiempo de cocción. Con una placa de inducción tardarás la mitad en preparar tus platos. Esto se debe a que el sistema de cocción de una y otra son diferentes. Las placas de inducción calientan directamente el recipiente que contiene la comida a través de campos electromagnéticos. Las vitrocerámicas convencionales, calientan el recipiente mediante calor radiante, gracias al uso de resistencias.

Diferencias entre una placa vitrocerámica y otra de inducción

Podemos ver que otra de las diferencias entre una placa vitrocerámica y otra de inducción es su funcionamiento. Esta diferencia, nos lleva a la siguiente distinción: el gasto energético. Una placa de inducción consume un 30% o 40%  menos que una placa convencional precisamente por que calienta directamente el recipiente y no se producen fugas de calor.

La última, del conjunto de diferencias entre una placa vitrocerámica y otra de inducción, es la limpieza. Una de las cosas más positivas de una placa de inducción es que, una vez retiramos el recipiente, podemos enjuagar la zona sin riesgo de quemarnos. Las placas vitrocerámicas en cambio, siguen calientes después de haber quitado el recipiente por más tiempo, por lo que tendremos que esperarnos a limpiarlas y puede que para entonces sea más complicado de  limpiar.

 

Diferencias entre una placa vitrocerámica y otra de inducción

No obstante, iniciábamos el post diciendo que hay gustos para todo. Por ello, hemos hecho una selección de tres placas de inducción y 3 vitrocerámicas para que puedas decidir qué es lo que más te interesa. De vitrocerámicas: la placa vitrocerámica Bosch PKK631B18E, con tres zonas de cocción y TouchSelect, la placa vitrocerámica Teka ENTT6415  y la placa vitrocerámica Balay 3EB720XR , ambas con 4 zonas.

En cuanto a placas de inducción te recomendamos: la placa de inducción Teka IZ 6320, la placa de inducción Bosch PXJ651FC1E, por último, la placa de inducción Balay 3EB861LR. Todas ellas tienen 4 zonas de cocción y una eficiencia energética superior.

Avatar
Daniel Gonzalez
El especialista de Euronics. Apasionado de los electrodomésticos, de la tecnología y de todas las novedades del sector
https://www.euronics.es