Qué es un deshumidificador, para qué sirve y cuándo usarlo

En determinadas zonas el nivel de humedad en el ambiente es muy elevado. Por ejemplo en el litoral o en zonas del interior donde son frecuentes las precipitaciones o las nieblas, es inevitable la acumulación de humedad dentro de las viviendas. El exceso de humedad en el ambiente además de ser molesto puede ser perjudicial para la salud, especialmente para personas que sufren asma, problemas respiratorios o enfermedades en la piel o huesos. Ante dicho escenario, un deshumidificador puede convertirse en la posible solución. Lo primero que debemos de saber es qué es un deshumidificador y para que sirve.

un deshumidificador

 

En primer lugar vamos a explicar exactamente qué es un deshumidificadorUn deshumidificador de aire es un aparato de climatización que elimina la humedad del aire del lugar donde lo tengamos ubicado. Esto lo hace absorbiendo el aire, al pasar este por una zona fría el agua que contiene se condensa y se acumula en un deposito, que se debe de vaciar periódicamente. Antes de salir, el aire pasa esta vez por una zona caliente donde recupera la temperatura.

En segundo lugar si queremos saber para qué sirve un deshumidificador la respuesta resulta bastante evidente. Un deshumidificador tiene como principal función reducir la humedad relativa del aire, pero no solo eso, además mantiene el porcentaje de humedad en el ambiente de manera controlada y constante. De esta manera conseguiremos tener un ambiente mucho más confortable y más saludable. Con los deshumidificadores pasaremos menos calor en verano,  ya que una humedad excesiva hace que la sensación de calor sea mayor, y también menos frío en invierno, ya que unos niveles altos de humedad hacen que la sensación de frío sea más elevada también.

Una humedad relativa de hasta el 50-55% se considera correcta. Si las cifras son superiores nos deberíamos plantear la adquisición de un deshumidificador, ya que niveles elevados de humedad pueden causar problemas en la salud de las personas que habiten en la vivienda y daños en la propia vivienda (pintura, aparición de moho, parquet, oxidaciones en los metales…).

¿Cuándo usar un deshumidificador?

Es aconsejable utilizar un deshumidificador cuando la humedad relativa de nuestra casa o lugar de trabajo sea superior al 50-55%. Y todavía con más motivo si sufrimos de algún tipo de alergia, problemas respiratorios, asma, enfermedades óseas… Algunas señales de que en nuestra casa hay un exceso de humedad son la aparición de manchas de moho, el olor a humedad al entrar o el encontrarnos por las mañanas las ventanas de nuestra casa con agua condensada en los cristales. El uso del deshumidificador evitará la condensación de agua en las paredes y de esta manera evitaremos que se forme moho.

Ahora que ya tenemos claro qué es un deshumidificador, nos encontramos ante la eterna pregunta, ¿qué deshumidificador elegir? Para tomar la decisión más acertada nos debemos de fijar en diferentes aspectos. Primero deberemos tener claro la dimensión de la estancia donde lo vayamos a tener. Otro punto importante es la cantidad de litros que pueda extraer. El tamaño suele ser uno de los puntos más importantes a tener en cuenta ya que de por sí estos aparatos son muy voluminosos. Importante es también tener en cuenta el consumo eléctrico del deshumidificador ya que este puede variar de unos modelos a otros, aunque deberemos tener en cuenta que independientemente del modelo, cuanto mayor sea la humedad relativa y la temperatura más gasto energético tendrá este.

¿Qué es mejor un deshumidificador o aire acondicionado?

Son dos aparatos que en principio tienen funcionalidades diferentes. El deshumidificador únicamente baja la humedad relativa de la estancia donde se encuentra, aunque como consecuencia podamos sentir un descenso en la temperatura o un ascenso. El aire acondicionado sin embargo, tiene como función principal enfriar el ambiente, aunque si es cierto que algunos de estos aparatos entre sus funciones cuentan con la deshumidificar. Esta función se activa solamente en verano, por lo que en invierno necesitaríamos igualmente un deshumidificador. El uso de un deshumidificador junto al aire acondicionado o la calefacción provoca un importante ahorro energético de estos.

Si hacemos referencia a las ventajas e inconvenientes de un deshumidificador, entre sus ventajas encontraremos varias:

  • Se trata de aparatos que pueden ser portátiles, lo que nos permitirá desplazarlo al lugar donde este sea necesario, ya que suelen contar con unas ruedas para facilitar su desplazamiento.
  • El ahorro energético que supone el uso de un deshumidificador respecto a un aparato de aire acondicionado es importante.
  • Lo podemos utilizar para acelerar el secado de la ropa en lugares donde las condiciones climáticas son muy húmedas. De esta manera además de tener la ropa seca en un menor espacio de tiempo también evitaremos el olor a humedad que se acumula en la ropa.
  • Se trata de unos aparatos muy adecuados para aquellas personas que sufren de alergias, ya que al disminuir el porcentaje de humedad relativa en casa los ácaros y los mohos no se pueden reproducir con tanta facilidad.
  • No necesitan ningún tipo de instalación, tan solo hay que vaciar periódicamente el deposito donde se va acumulando el agua que se condensa.

Entre sus desventajas podríamos citar el alto consumo energético que tiene debido a la cantidad de horas que tiene que estar encendido para un correcto funcionamiento y que pueden resultar un poco ruidosos.

A la hora de escoger una marca de deshumidificador, podemos encontrar distintas alternativas como Daitsu, Sogo, o un  deshumidificador Obergozo. Obergozo dispone de una gran variedad de modelos a distintos precios tanto para estancias grandes como pequeñas, así como con diferente capacidad de extracción de litros de agua. Por ejemplo, el deshumidificador Orbegozo 16790 además de tener una estética bastante acertada tiene una emisión de sonido baja (46dB). ¡Ah! Y su capacidad es de 1,5 litros.

un deshumidificador

Otra opción es el deshumidificador Delonghi DEX16F con capacidad para 2.1 litros y apenas 39dB de nivel sonoro. En este aparato el nivel de agua es visible por lo que podrás controlar en todo momento el depósito y lleva asa para poder transportarlo con total facilidad.

un deshumidificador

Utilizar el deshumidificador para dormir no es lo más aconsejable incluso aunque bajemos su potencia, ya que son muchas horas las que esta en continuo funcionamiento y al final el aire se puede resecar en exceso por lo que nos levantaremos con sequedad en la boca. Lo ideal es ponerlo en funcionamiento un rato antes de irnos a la cama y apagarlo cuando nos vayamos a dormir.

Una vez vistos todos los beneficios que aporta dicho electrodoméstico, si todavía tienes dudas sobre qué deshumidificador comprar, desde Euronics te ayudamos a que elijas el deshumidificador que mejor se adapta a tus necesidades.

Otros artículos que pueden ser de tu interés:

Beneficios De Los Humidificadores

5 Trucos Para Enfriar Tu Casa Sin Aire Acondicionado

Cómo Elegir El Aire Acondicionado Perfecto Para Este Verano

Avatar
Daniel Gonzalez
El especialista de Euronics. Apasionado de los electrodomésticos, de la tecnología y de todas las novedades del sector
https://www.euronics.es